Es esencial promover los derechos de las personas que alquilan viviendas, ya que en España representan casi un 25% de la población.